“Kateen zama” (Boris Malagurski) euskal azpitituluekin

Ivo Andrić Elkarteko kideok atsegin handiz komunikatzen dizuegu 25 urteko Boris Malagurski (Борис Малагурски) zinemagile serbo-kanadiarraren Težina lanaca/The Weight of Chains (“Тежина ланаца“) filma dokumentala euskarazko azpitituluz jantzi dugula (“Kateen zama”).

Boris Malagurski (Iturria: pecat.co.rs)

Boris Malagurski 1988 urtean sortu zen Serbia iparraldeko Vojvodina (Војводина) probintzia autonomoko Subotica (Суботица) hirian. Subotica I Mundu Guda bukatu arte Austria-Hungariaren parte zen (hiriaren hungariarezko izena Szabadka da), eta gaur egun ere, gutxiengo etniko hungariar handia bizi da mugako herri honetan (eta baita ere beste gutxiengo asko). Suboticaren izaera nazioanitza da beraz, Jugoslaviarena izan zen bezalakoa. Malagurskiren suboticar petoaren izaera nabari da Jugoslavia izan zen Estatu honekiko maitasuna, berak hiru urtez soilik bizi izan bait zuen ere (1991an hondamendia hasi bait zen). Subotica Malagurskiren iparra bada, orduan Vancouver (Kanada) da Malagurskiren hegoa. Gazte-gazte zelarik, 17 urterekin (2005ean) hiri horretara emigratu zuen, eta han jarri du bere kuartel nagusia. Bere filmen finantzaketan ere nabari da, borondatezko diru-bilketak parte garrantzitsua direlarik, diru-bilketa hauetan diasporako serbiarrek, eta batez ere Kanadako serbiarrek pisu handia bait dute. Beraz, auzolanean finantzatutako lan bat dugu hau.

Advertisements

Guerra y fútbol en Kosovska Mitrovica

Kosovska Mitrovica es una ciudad al norte de la provincia serbia de Kosovo i Metohija (hoy “República independiente” bajo protectorado ONU y sin reconocimiento internacional). La antigua Titova Mitrovica cuenta con apenas 70.000 habitantes y en el pasado fue un pequeño pero importante núcleo industrial de la Yugoslavia comunista. Considerada como uno de los primeros asentamientos humanos en Kosovo, su historia siempre ha estado marcada por la multiculturalidad y multietnicismo. Albaneses, Serbios, Bosniacos y Gitanos convivieron pacíficamente durante siglos, un singular mapa cultural y étnico fruto de los diferentes imperios y civilizaciones que se asentaron en la ciudad desde la edad media. Pero fue en el plano deportivo donde se escribió una de las páginas más bonitas de la historia de la ciudad y que ni la guerra ni el egoísmo occidental ha sido capaz de borrar.

F8445F7A-5405-44D8-B039-BE7FD8CA6110_mw1024_n_s

Kosovska Mitrovica ocupada por la OTAN

Se dice que el fútbol es el opio del pueblo,y en parte es así. Por encima de religiones, etnias y razas siempre ha estado el futbol y el deporte y la Titova Mitrovica yugoslava no fue una excepción. El equipo de fútbol más popular de Kosovska Mitrovica, el FK Trepča, debía su nombre al carácter industrial y obrero de la ciudad, en honor al importante complejo minero del mismo nombre (Rudnici Trepča, minas de Trepča), fuente de energía estatal que dió empleo a 23.000 personas en la Yugoslavia socialista y que tras la guerra sería privatizado y expropiado por los agresores ocupantes norteamericanos.

1978. El FK Trepča Kosovska Mitrovica lograba la temporada anterior, por primera vez en la historia, que un equipo de fútbol kosovar ascendiera a la primera división yugoslava donde se enfrentaría a equipos míticos como el Partizan, Estrella Roja, Hajduk Split, Dinamo Zagreb o Velež Mostar. El sueño resulto efímero ya que ese mismo año la escuadra, con 24 ptos y 7 victorias, perdería la categoria. Caprichoso es el destino y esa misma temporada el equipo lograría el mayor éxito deportivo de su historia: jugar la final de la copa Yugoslava.

Continue reading