Guerra y fútbol en Kosovska Mitrovica

Kosovska Mitrovica es una ciudad al norte de la provincia serbia de Kosovo i Metohija (hoy “República independiente” bajo protectorado ONU y sin reconocimiento internacional). La antigua Titova Mitrovica cuenta con apenas 70.000 habitantes y en el pasado fue un pequeño pero importante núcleo industrial de la Yugoslavia comunista. Considerada como uno de los primeros asentamientos humanos en Kosovo, su historia siempre ha estado marcada por la multiculturalidad y multietnicismo. Albaneses, Serbios, Bosniacos y Gitanos convivieron pacíficamente durante siglos, un singular mapa cultural y étnico fruto de los diferentes imperios y civilizaciones que se asentaron en la ciudad desde la edad media. Pero fue en el plano deportivo donde se escribió una de las páginas más bonitas de la historia de la ciudad y que ni la guerra ni el egoísmo occidental ha sido capaz de borrar.

F8445F7A-5405-44D8-B039-BE7FD8CA6110_mw1024_n_s

Kosovska Mitrovica ocupada por la OTAN

Se dice que el fútbol es el opio del pueblo,y en parte es así. Por encima de religiones, etnias y razas siempre ha estado el futbol y el deporte y la Titova Mitrovica yugoslava no fue una excepción. El equipo de fútbol más popular de Kosovska Mitrovica, el FK Trepča, debía su nombre al carácter industrial y obrero de la ciudad, en honor al importante complejo minero del mismo nombre (Rudnici Trepča, minas de Trepča), fuente de energía estatal que dió empleo a 23.000 personas en la Yugoslavia socialista y que tras la guerra sería privatizado y expropiado por los agresores ocupantes norteamericanos.

1978. El FK Trepča Kosovska Mitrovica lograba la temporada anterior, por primera vez en la historia, que un equipo de fútbol kosovar ascendiera a la primera división yugoslava donde se enfrentaría a equipos míticos como el Partizan, Estrella Roja, Hajduk Split, Dinamo Zagreb o Velež Mostar. El sueño resulto efímero ya que ese mismo año la escuadra, con 24 ptos y 7 victorias, perdería la categoria. Caprichoso es el destino y esa misma temporada el equipo lograría el mayor éxito deportivo de su historia: jugar la final de la copa Yugoslava.

A pesar del histórico logro y la ilusión generada, la final fue un sueño esfumado; El FK Trepča caía derrotado 1-0 ante el  NK Rijeka en el Pequeño Maracaná del Belgrado. La gran campaña realizada provocó que el club fuera invitado a tomar parte en el torneo veraniego ‘ciudad de Zaragoza’. Sin demasiada gloria, el FK Trepča cayó derrotado 3-1 por el anfitrión, Real Zaragoza de Radomir Antić, Victor Muñoz, Amorrortu y cia. Sin duda Kosovska Mitrovica fue testigo de la mejor generación de jugadores forjados en la ciudad y en toda la provincia: Dragan Mutibarić, Dragan Simeunović o Vladan Radača, jugadores que además serían internacionales con el combinado nacional yugoslavo.

trepca

Entrada de la final de la copa yugoslava de 1978.

En los siguientes años el FK Trepča pasaría a militar en la segunda división yugoslava dónde fue un clásico o en la subdivisión kosovar de la liga yugoslava. Otro equipo de Kosovo, el FK Priština, sería pocos años más tardes quien devolviese a la provincia a primera división. El equipo de la capital militó durante 5 temporadas (83-88) en la máxima categoría de fútbol del país balcánico, destacando su primera temporada tras derrotar al todopoderoso Estrella Roja.

Guerra y fútbol en Kosovska Mitrovica; el sueño destrozado.

En la actualidad Kosovska Mitrovica (Mitrovicë en Albanés) es conocida por haber sido escenario de cruentos enfrentamientos entre las diferentes comunidades que habitan la ciudad tras la agresión de la OTAN en el año 1999. La

Screenshot from 2014-01-24 01:23:40

Distribución étnica actual en Mitrovica

ciudad quedó parcialmente divida en 2 partes, una serbia y otra albanesa. Un puente sobre el río Ibar, custiodiado por

militares de la KFOR (‘Fuerzas de paz’ de la OTAN en Kosovo) marca en la actualidad los limites geográficos, políticos, étnicos y culturales entre dos comunidades: El norte de la ciudad, de mayoría serbia, se niega a reconocer el nuevo estado ‘títere y etnicamente albanés’ de Kosovo, mientras que al sur del río Ibar predomina la mayoría albanesa. El resto de etnias que convivían en la ciudad (bosniacos musulmanes y gitanos principalmente -tambien goranis o turcos) han sido directamente expulsadas o asesinadas, especialmente en territorio bajo control albanés. (*)

Screenshot from 2014-01-24 01:20:32

Desarrollo demográfico de las diferentes etnias durante la yugoslavia socialista

Antes de la guerra, en esta ciudad multicultural, el futbol era un factor de unión étnico y cultural. No importaba de que etnia fueras, lo importante era que les unía una misma pasión. La ‘división’ existente en la ciudad era por motivos futboleros más que políticos o sociales. Además del Trepča, en la ciudad hubo un equipo igual de amado, aunque quizás más desconocido y humilde: el FK Rudar. Este club se mantuvo casi siempre en divisiones inferiores, jugando en divisiones locales o regionales y siempre a la sombra de su ‘rival’. El FK Rudar, un equipo de cantera desconocido incluso para los más apasionados y estudiosos, fue el artífice de jugadores talentosos como el hoy día internacional serbio Miloš Krasić (ex-Juventus y ex-Fenerbahçe, actualmente en el Bastia corso).

Este era el mapa futbolístico en Kosovo antes de las ‘tensiones nacionalistas’ en 1989 y de la guerra de 1999 que sin duda contribuyeron al total hundimiento del balompié en este territorio.

kosovo-trepca-mines-2009-2-14-7-3-9

Trabajador en las minas de Trepca

El ultranacionalismo como elemento aglutinador en el ‘fútbol moderno’

Si hay algo que más pueda doler a un aficionado es el continuo ninguneo que sufre por parte de la clase dirigente en el deporte: cambio de colores, de nombre, de escudo; La usurpación, manipulación y negación de la propia historia, que sea la que sea, es a fín de cuentas la que nos hace estar orgullosos de nuestro equipo, al menos para la gente que solemos frecuentar las gradas y los estadios.

Si bien no es la primera ni última vez que los dirigentes y politicuchos de turno intentan borrar o manipular la historia de los clubes, cabe destacar el curioso precendente que se vivió en la Croacia independiente post-yugoslava: el presidente croata y presidente del histórico Dinamo de Zagreb, Franjo Tudjman, decidió por la gracia divina que el histórico NK Dinamo debía llamarse NK Croacia Zagreb en ‘honor a la patria’ y en un acto de la negación más absoluta de la historia del club. Sólo mediante las violentas protestas del sector más fiel de la afición, los conocidos como Bad Blue Boys (BBB), pudo detenerse semejante disparate. Y nadie puede poner en duda el ‘sentimiento nacional croata’ de los aficionados del Dinamo ya que los BBB son una hinchada vinculada al movimiento fascista ustacha que participó directamente en la guerra contra Yugoslavia. Ideas políticas, dicho sea de paso, antagonicamente enfrentadas a las mías. Pero lo cortés no quita lo valiente. La ‘historia es la historia y no se puede cambiar’ debieron pensar, acertadamente, los ultras de Zagreb. A decir verdad en la Yugoslavia ‘post-titista’ y la Europa ‘post-comunista’ son muchos los que han intentado borrar la historia de sus clubs, siempre en beneficio de lo que hoy se conoce como ‘futbol moderno’. En esta nueva era de mercantilismo, donde prima más el dinero que la cantera y valores, los clubes del este europeo y yugoslavos ya no van a ser lo que eran, al menos que haya un multimillonario ruso o un jeque árabe dispuesto a tirar de talonario. Ni rastro del Estrella Roja campeón de Europa de fútbol, ni de la Jugosplastika del triplete, ni la Cibona, ni el Partizan, ni el KK Bosna…  Pero en fin, centrémonos, esa es una lucha pérdida y un debate para otro momento.

Volviendo al tema que nos ocupa: ¡no corrieron la misma suerte los aficionados al fútbol en el Kosovo ocupado! Los sectores más ultranacionalistas albaneses utilizaron el futbol como elemento aglutinador para su causa, con beneplácito de la OTAN, cargándose la historia y simbología de los clubes. En el caso de la mayoría de equipos pasaron de denominarse FK (Fudbalski Klub, en idioma serbocroata, mayoritario en Yugoslavia) a denominarse KF (Klubi Futbollistik, en idioma albanés). KF Prishtinë, KF Trepça, etc. En el caso del FK Crvena Zvezda (Estrella Roja) de la localidad de Gnjilane pasó a denominarse KF Drita, borrando de un plumazo los origenes yugoslavistas del club.

mitrovica bridge

Puente de Mitrovica custodiado por tropas internacionales

Así mismo, la situación del fútbol en Kosovska Mitrovica cambió radicalmente debido a los afanes ultranacionalistas albaneses y al divisionismo occidental. Los sueños fueron truncados por la guerra. Y los clubes de la ciudad divididos y debilitados por los señores de la guerra. El FK Trepča fue dividido en 2 equipos diferentes o mejor dicho, expropiado por los albaneses del sur del río Ibar. El histórico equipo, fundado por yugoslavos, cambió forzosamente la denominación a KF Trepça y mantuvo los colores históricos del equipo yugoslavo. Tambien mantuvo el estadio, ubicado en la parte albanesa de la ciudad y que posteriormente sería rebautizado con el nombre Adem Jashari, en honor al lider del grupo extremista pro-occidental armado UÇK (Ejército de Liberación de Kosovo). Tambien el FK Rudar, fundado por comunistas yugoslavos en 1945, fue victima de esta ‘albanización’ .Al comienzo de las tensiones étnicas en 1989, los seguidores albaneses del Rudar decidieron crear su propio equipo: el Minatori’89 (en la actualidad conocido como el Trepça’89), manteniendo los colores sociales blaquiverdes y su estadio, también en zona albanesa. Algo muy parecido a lo ocurrido tras la guerra en la ciudad bosnia de Mostar, donde el estadio del histórico Velež paso a manos del equipo ultranacionalista croata Zrnijski al encontrarse éste en zona de mayoría croata.

Actualmente, KF Trepça y KF Trepça’89 hegemonizan el derbi de la ciudad y ambos participan, junto a otros equipos míticos como el FK Priština (KF Prishtinë en albanización moderna), en la ‘superliga kosovar’ que patrocina el banco austriaco Raiffeisen, principal banco del país. Además estos equipos participan regularmente en competiciones ‘alegales’ con equipos albaneses de Macedonia y Albania.

Pero no es este el único problema que tienen los estos históricos clubs de Kosovska Mitrovica. La parte serbia, y por ende yugoslava de la ciudad, siente que les han robado parte de su historia y de su deporte. Considerando a estos clubs como herederos legítimos del legado yugoslavo y multiétnico, los serbios intentan mantener las estructuras deportivas de sus clubs como pueden. El Trepča histórico se fusionó con el FK Partizan Mitrovica y sigue manteniendo su nombre original, sus colores y su escudo. Debido a la falta de infraestructuras, el club se ve obligado a jugar sus partidos como local en enclaves de Zubin Potok o Leposavić, al norte de Kosovo y de mayoria serbia. El FK Trepča participa en la cuarta división de la liga serbia (zona Moravia), junto al hoy más potente club serbio de Kosovo, el Mokra Gora con sede en la localidad de Zubin Potok y que el año pasado cuajó una digna actuación en copa.

FK_Trepca_Mitrovice-logo-5F08694DB8-seeklogo.com

Escudo del FK Trepča yugoslavo

El FK Rudar en cambio, tras la forzosa albanización se mantiene como puede y se ha convertido en una especie de filial del Trepča, plagiando los colores de éste y adaptando el escudo al legado histórico del FK Trepča. FK Rudar compite actualmente en la liga del norte de Kosovo junto a otros equipos de la minoría serbia.

Lejos queda ya aquel mítico equipo que deslumbró a toda Yugoslavia y ese fútbol que por encima de etnias o religiones unía a personas. El caracter irreconciliable de las comunidades serbias y albanesas de Kosovska Mitrovica hace hoy más necesario que nunca el deporte. Solo queda esperar y desear que sea el buen fútbol quien devuelva el futuro a una gente que sin duda lo necesita y lo merece.

Ibai Trebiño
twitter: @baskoslavija
*Gracias a Parni Valjak por su inestimable ayuda

Notas: (*) La evolución demográfica en Kosovska Mitrovica muestra el importante retroceso demográfico de la población no-albanesa en las zonas bajo control albanés. En la parte norte de la ciudad, bajo administración serbia sigue existiendo un equilibro étnico considerable.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s